Haiku

marzo 30, 2008 at 5:50 pm (Japón)

 Este camino
Ya nadie lo recorre
Salvo el crepúsculo

Matsuo Bashoo.

 

Lindo cierto? Si no lo sabes, el  Haiku es un tipo de poesía japonesa (s. XVI). Compuesto por 17 sílabas. Oscila entre la rígida pauta de 5-7-5; 5-7-7. El Haiku, no tiene título ni rima. Ni siquiera puntuación o mayúsculas.

Haijin es el que se dedica a escribir estos poemas.

Los temas son variados: tristes, religiosos, humorísticos, etc, etc, pero quien mejor lo definió fue Bashoo: “Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este lugar, en este momento”. El haijin puede inspirarse en un monte, un arroyo, la vegetación, el clima, especialmente hallan inspiración en las estaciones.

Desde el siglo XX el Haiku empezó a influenciar occidente, no obstante como Mario Benedetti menciona en Rincón de haikus:”Pero sólo influencias. No era frecuente hallar en la lírica occidental (particularmente la parnasiana y la impresionista) la fiel transcripción de la célebre pauta 5-7-5. Ni siquiera en traducciones (…) También forma parte del desafío el hecho de que si bien el haiku ha encontrado en América Latina buenos y hasta excelentes traductores, en cambio ha tenido escasos cultores originales (…) los otros que se atrevieron con esa pauta lo hicieron muy tímida y esporádicamente”.

Me pregunto cómo lo harán para resumir tanta belleza en un verso.
He aquí un poco de Haiku, abajo sale la página donde los obtuve, allí puedes encontrar muchos, llenos de una inmensa belleza y encanto 😀

h24.jpg

kumo o nonde
hana o haku naru
yoshino-yama

Se traga nubes
y vomita cerezos:
monte Ioshino.

BUSON.

h4.jpg

kurezu to mo
ame koso yube
mado no aki

No es que atardezca,
es que la lluvia es noche:
otoño en la ventana.

SOGUI

h39.jpg

chiri wa mina
sakura narikeri
tera no kure

Hoy la basura
son flores del cerezo.
Tarde en el templo.

TAIGUI

Aquí hay montones 😀 http://personales.alumno.upv.es/~ossanji/
Más información: http://www.elrincondelhaiku.org/

Permalink 7 comentarios

Promesa, juramento, lo que sea, pero es inquebrantable.

marzo 22, 2008 at 11:16 pm (personal)

La verdad es que ya me había negado a redactar este post debido a que no lo hice inmediatamente ocurrido este “incidente” que me ha marcado positivamente después de todo. No me gusta redactar este tipo de cosas tan después de la fecha, porque la cosa no es la misma, falta un algo, el sentimiento un qué use yo. Pero bueno ya estoy redactando y en una pequeña parte no despreciable, lo hago para aclararle algo a una persona.

Ese día estaba muy triste, aproblemada y sola. Nunca supe que me convertiría en la burla, la verguenza y la angustia de varios. Sonreía con una cara de chica huecamente feliz, pensando que ese día sería como los otros, sólo tomar un poco de alcohol, conversar con los otros y luego a la casa, acostarse y llorar aquello que me complicaba, que simplemente no podía resumir, eran de esas pequeñas y grandes cosas a la vez, todas atacando together.

Cuando llegó el copete yo sólo compartía con otras dos chicas y cuidaba las cosas de mis compañeros. Después quedé sola, no recuerdo porqué. Vi cosas “graciosas” (o repudiables, dependiendo del lector, como jóvenes veinteañeros bajandose los pantalones para mostrar sus “vergüenzas”). Como estaba sola, ya no tenía porque fingir esa sonrisa nerviosa, mi máscara protectora, que aunque muchos no quieran reconocer, la mayoría del tiempo está. Bajé la guardia y dejé que esa sombra escondida hiciera noche el lago de las miserias, donde reposan las criaturas nocturnas. Eran olas y olas de imágenes y de nuevo estaba el Señor ese, escondido detrás del follaje, hasta que salió con su vara implacable, era el deseo desesperado de morir, dejar todo atrás y escapar.

Estaba con un tío conversando, no recuerdo bien lo que le decía. Me emborraché. Ya no era yo nunca más. Apenas una botella de cerveza…No sé cómo ocurrió. Habrá influido el hecho de llevar dos semanas comiendo muy por debajo de lo necesario? El fuerte deseo de evadirse? No lo sé y me da lata confesarlo porque otras veces había bebido botellas y botellas de cerveza sin ese resultado, tomaba ron, pisco, qué sé yo…

empezar-de-nuevo.jpg

Qué tendrá esto de nuevo, después de todo no sería la primera vez?Es distinto, porque cuando estoy así no tengo dominio de mí misma y digo cosas que no son, que no pienso tampoco, porque las digo mal, de un modo que hiere, dejo salir mi oscuridad y quisiera tanto volver atrás…Pero sólo podría decirles a todos y todas que lo siento, que me perdonen. Me di cuenta que me quieren, aunque aquella persona me haya dicho “que nadie se preocupó de mí” las personas que a mí me importan estuvieron, se la jugaron y me doy cuenta de que no los cambio por nada, que ustedes valen oro, están conmigo aunque muchas veces sea una carga en descomposición. Por supuesto que a ti también te lo agradezco, sabes que sin ese dinero…

Casi lloro ahora porque saco este “evento” que enterré sin haberlo superado por completo. Gracias a todas, a todos. Y sí es verdad, no todos se preocuparon, mucha gente me difamó, pero es sólo gente solapada, quizá cuántas veces han estado en la misma situación y te juzgan, te condenan ¿Se creen Dios, tan elevada es su condición que pueden condenarme así de injusto?

Fue distinto también porque recuerdo con mucha suerte un 20% de todo lo ocurrido. Y le pido denuevo, con otras palabras a esa persona, que no condenes los dichos de una borracha que más que esto no puede hacer. Mira mi entera existencia. No sólo esa mancha. Soy sólo eso acaso? Y ya no quiero seguirme dando motivos para odiarme y tenerme asco.

Aún quisiera saber si me imaginé algo que pasó…Recuerdo un lugar lleno de ancianos muriendo, pudriéndose en una cama, todos de cabeza blanca o sin nada de pelo, abandonados prácticamente. Habrá sido en ese lugar al que fui llevada? Mi imaginación torcida? Un reflejo de mi condición?

Y de nuevo me ocurrió aquello. Varias horas antes de quedar en ese estado vi a un sujeto borracho pidiendo ayuda, que a diferencia de mí estaba abandonado a su suerte. Y por alguna razón, sin tener nada planeado o qué se yo, me sentí como él, me identifiqué con él, estaba en sus zapatos por un segundo, así sin entender nada, el hombre quedó en mi mente por varios minutos.Yo sólo seguí de largo. Qué podía hacer? Nunca lo supe.

Para el gusto de algunos, he pagado muy caro mi error, hasta fui avergonzada en clases, cuando una profesora alzó la voz y dijo: “Aquí hay una alumna que hizo esto y esto”, dando lecciones morales, echándome más en cara mi error.

Y como sé que no tengo control, tendré que sacar esto de raíz y aunque nadie me crea, soy yo la que me interesa que siga creyendo en sí misma: No voy a volver a tomar ni fumar y todos los etcéteras de ese tipo que me propongan. No me importa que digan que soy una exagerada, pero si no saco esto altiro se va a llevar mi vida. Sólo yo sé de qué hablo.

no-longer.jpg
Espero que hayas entendido y gracias por todo, gracias porque me hiciste encontrame con mi error, analizarlo. Me perdoné más, me hago más fuerte y valoro más.
Pero no me preguntes más que si no tengo dignidad, o acaso puedes tirar la primera piedra?

Permalink 14 comentarios

Cleptómano vs Ladrón

marzo 8, 2008 at 3:25 am (cosas que odio)

hijos-cleptomanos1.jpg

La primera vez que me robaron algo tenía al rededor de 8 ó 9 años. Era un objeto que ahora me da un poco de vergüenza confesar que lo quise, que era fan de él. Ja! era el báculo de Sailor Moon. La tipa que me lo robó era vecina mía, una niña que tenía todo lo que los demás querían. Se los compraba para presumir, eran objetos que ni siquiera disfrutaba como nintendos y cuestiones tecnológicas que apenas aparecían por ese entonces; miraba revistas como la “TV grama” en el furgón del colegio y gritaba :”¡¡Mijito rico!!”. A mí me gustaba jugar con ella, porque su casa era muy linda, de hecho mi mente infantil la recuerda como una de las más bellas casas que he conocido, incluso más bella que la casa de mi tío ABC1 en La Dehesa. El patio era grande con el pasto elegantemente cuidado, árboles con forma de animales y otros. Pajarracos de especies raras, flores finas, un aroma de libertad, redención, el espíritu volvía a tu cuerpo hasta que ella te hablaba de nuevo para presumirte cuán bien saltaba la cuerda. Camila Moreno, aún recuerdo su nombre. Aunque no me crean no la recuerdo con rencor. Lamentablemente a esta niña le faltaban, como decirlo, un poco de neuronas, así que se tuvo que retirar del “San Francisco de Asís”. Colegio en que sufrí y reí. Partí y volví.

Naturalmente ocurrieron otros “eventos” pero no los recuerdo con mucha claridad por su insignificancia.

Luego de varios años me di cuenta con mucho dolor de que estaba viviendo con el enemigo, de que el hogar al cual había llegado era una completa ruina. Ni siquiera podíamos ser llamados como una “familia”, dado el grado de la disfuncionalidad.

Nunca me llevé bien con mi hermana, así que con todo el amor que no pude darle a ella (o no quise) comencé a desarrollar una relación con mi prima hermana. A ella cuidaba, a ella aconsejaba, a ella compraba regalos, a ella muchas cosas que ya no son más. Ella era una niña normal, pero muy concentida por que su padre la abandonó poco tiempo después de haberla reconocido. Su abuela era la que realmente cumplía el rol de madre.

Quise mucho a mi prima, pero nunca me abrí con ella debido a su fuerte frivolidad. Sí, con el tiempo me di cuenta de que nada de lo importante era relevante para ella, lo único que deseaba era satisfacer sus caprichos y si dejarme sin nada de comer, calumniarme, dejarme en la ruina y hacerme peligrar era necesario no había problema. Bueno, eso fue una vez que fui operada y no podía comer nada duro y lo único que tenía eran unas galletas blandas que ella devoró. Una vez me mancho el plumón y me dijo “total esto es mío”sin ninguna razón lógica, cosa de siempre recordarme que yo era una vil allegada. Yo nunca le di tanta importancia a esas cosas, me dolieron, sí, pero aún la quería como se quiere a una hermana. Pensé que le faltaba madurar un poco y que ya cambiaría. Pero no, después vino lo peor.

Ahora, siendo más vieja me doy cuenta de lo que es un cleptómano y un simple ladrón. Y claramente puedo afirmar que esta pequeña degraciada (1,50 con suerte, 13 años en unos pocos días) es una simple asquerosa repugnante y digna de lastima ladrona de cuarta.

Se ha encargado de engañar a todo el mundo con que ha cambiado, pero me roba a mí y aún mi alma sufre por haber perdido todo el dinero de un año de sacrificio, documentos que fueron tirados a la calle y que puede recuperar justo en la fecha de la Prueba de Selección Universitaria, o si no todo mi futuro laboral se habría desvanecido. Y después más dinero y más cosas me robó. Se me vino gente en contra, problemas.Y un largo etcétera…

lluvia26ib.jpg

Y por eso quiero decirles a todos en este extraño día de lluvia literal, en el que te olvidas de que alguna vez hubo verano, en que los relampagos caen con furia y el cielo se ve teñido de sangre que diferencien a un ladrón y a un cleptómano:

Los cleptómanos, aquellos que insisten en robar cosas, generalmente no son pobres, son de clase media, les da por el shoplifting y roban cosas pequeñas, como lápices, adornos y blah; a menudo no se dan cuenta. No roban en grupo. Se preocupa por su imagen, se arrepeinte de lo que hace, a veces sufre de trastornos de la personalidad, anorexia o bulimia nerviosa. Hay algunas teorías que indican que hay algo mentalmente mal con la víctima. Otra teoría de porqué los cleptómano roban es que hay un cromosoma adicional.

Ahora evidentemente el cleptómano, a diferencia del ladrón, roba por necesidad de satisfacer un desorden mental, mientras que el último roba, por diversión, o necesidad de satisfacer un bienestar material, económico o social llegando incluso al profesionalismo. Un ladrón puede pasar horas, días e incluso años planeando un gran golpe, mientras el cleptómano obedece generalmente a un impulso relativo dependiendo del lugar y tiempo en que se encuentre.

Siguiendo con mi experiencia personal nunca me había retorcido de ira, de odio. Nunca me había pasado eso de que mentalmente imaginaba encontrándomela con las manos en la masa y después darle los buenos golpes que nadie le ha dado, tirarle de sus gracientos cabellos de porcina, decirle que es una cerda repugnante y que se va a pudrir lentito un día no muy lejano.

Pero no lo hice porque no era lo correcto y porque no es parte de mí ser así. Una vez tuve la oportunidad y me costó tanto aguantarme las ganas u.ú…Pero ahora creo que no la odio, es sólo que no tengo sentimientos para ella, es como una cosa neutra, como lo que se siente por un desconocido…

Por otro lado esta “experiencia” me ha ayudado a desarrollar con todas mis fuerzas el deseo de la independencia, ya siento mis alas desplegándose jojojo 😆

Por último decir que me basé en 3 ó 4 páginas de internet, experiencias y conocimientos de psicología. Si no pongo bibliografía es porque me da flojera, perdón por los derechos de autor. 😥 Oh sí las imágenes también.

Permalink 35 comentarios