Suicidio Japonés

mayo 30, 2008 at 4:27 am (Japón)

Japón es un país industrializado, una potencia económica, y como país desarrollado goza de todas las características que permiten una vida más larga y de calidad, ya que cuenta con toda la tecnología como para mejorar la salud, la educación y vivienda ¿Cómo es posible, entonces, que tenga el puesto número nueve en la lista de los países con más altos índices de suicidios?

El shintoismo es una religión considerada originaria de Japón, una forma sofisticada de animismo naturalista, procede de una antigua palabra china que quiere decir “el camino de los Dioses”, Dioses que representaban antepasados que debían ser adorados, a través de ofrendas, con el objeto de que no regresaran en forma demoníaca para hacer daño a los humanos.

Izu-san Gongen

Y ahora que entendemos este concepto (en realidad no, de hecho es un descaro mío explicar cosas del shintoismo–es un tema MUY amplio y abstracto–o el suicidio japonés, pero si no lo hago me arrepentiré) estos debemos aunarlo con nuestra importante pregunta. El shintoismo implica el deber hacer las cosas que deben ser hechas. Piensa en los samuráis: La mente del samurai representa la paz, el autocontrol, la honradez, la dignidad, el valor y la lealtad. Y es que los samuráis se regían bajo un código no escrito: el “Bushido”, que traía, tácitamente el anterior razonamiento, porque establecía que “la muerte heroica era la más honorable” Después de un acontecimiento que arruinara el honor de estos guerreros, ellos preferían matarse, este es el conocido término “hara kiri”, que en realidad deberíamos llamar “seppuku” si no queremos sonar vulgares.A todo esto, el suicidio de una mujer no se conoce por seppuku, sino que por jigai, que consistía en la sección de la arteria carótida, para posteriormente caer, atados muslos, tobillos y rodillas (era deshonroso caer con las piernas abiertas). La idea de todo esto es que era mejor morir que vivir deshonrado, humillado ante la culpa y la vergüenza del propio actuar. Se cortaban el estómago, era todo un ritual, viendo caer sus propias vísceras, a veces asistidos por otra persona…

Y naturalmente, este pensamiento aún está vigente en la idiosincrasia japonesa, es por eso que Kirai comenta en su blog: “Si el padre de una familia no puede pagar un préstamo, o no puede pagar la boda de su hija/o etc; puede incluso llegar a suicidarse para que reciban el dinero del seguro de vida. Por otro lado, si trabajas en una empresa y cometes algún gran fallo que les hacer perder millones, una de las opciones que siguen muchos japoneses es el suicidio. En el caso de los jóvenes, el suicidio suele venir después de suspender algún examen muy importante, normalmente el examen que se hace antes de entrar en la universidad”

En Japón es común que por ejemplo el presidente de una compañía se suicide para reconocer un error grave (como que un producto haya accidentalmente envenenado alguna gente) de su compañía. Para que te hagas una idea, en un simple año (1986) se mataron 275 dirigentes de compañías.

-¿Nos suicidamos los chilenos por las mismas causas que podemos encontrar en la sociedad japonesa?

En Chile tenemos una tasa de 10.6 suicidios por cada 100.000 habitantes al año. Somos un país depresivo. Y definitivamente no nos suicidamos por la influencia de no hacer lo que debíamos hacer. Somos un país cristiano. Y sí es cierto que la gran mayoría se declara católica, sólo por costumbre. Pero ciertamente tenemos la influencia de esta religión y en el cristianismo el suicidio no es bien visto. Ningún católico pensaría que matarse podría ayudarlo a resarcirse de sus propios pecados. Asimilan la idea de que el suicidio te lleva al infierno. Los chilenos le tenemos miedo a la muerte. Los chilenos no vemos la muerte como un paso más, o un simple cambio. Los chilenos le tenemos miedo a lo que no conocemos. Nos deprimimos fácilmente. Las condiciones de vida, por otro lado, no son aptas, a pesar de que los libros señalen nuestro país como “en vías de desarrollo”. Basta ver la cara de los gringos impresionados: “I thought there was no poverty in this country”, “Pensé que en este país la pobreza no existía” por lo tanto no hay mucho deseo de vivir.

A mí, personalmente lo que más me impacta, es la velocidad con que los suicidios están aumentando, y que cada año hay más niños y preadolescentes tratando de matarse…Por qué niños de nueve se intoxican con pastillas, se cuelgan or whatever? Dónde están los padres?El mundo está podrido?

-Cuáles serían las posibles soluciones para esta problemática?

Los japoneses no soportan el fracaso y la humillación, ante cualquier acontecimiento que implique la “pérdida del honor” podrían considerar el suicidio. Por lo tanto la solución está ahí mismo. Pero por otro lado no siempre será así, ya que no podemos decir que se están suicidando exclusivamente por estos ancestrales motivos, por eso hay que entender que el mundo japonés es un mundo muy veloz, los japoneses trabajan demasiado, estudian demasiado y descuidan otros aspectos: las personas no se dan el tiempo necesario para establecer relaciones interpersonales, para conocerse así mismos, por lo mismo se genera esta pobreza interior y no maduran lo suficiente, quién les enseña a asumir el fracaso, cuando la misma sociedad te grita: “hay que ser el mejor, hay que ser el mejor” Por lo tanto las soluciones van por aquí.

¡Ahora mi súper resumen!

Los suicidios en Japón están determinados por un código tácito. Esto se lo debemos al shintoismo “El camino de los Dioses” que establece que se hagan las cosas que deben de ser hechas, por ejemplo tenemos a los samuráis con su famoso hara kiri a través del cual resarcían sus pecados. El bushido, era el código que regía la conducta de estos guerreros, los cuales luchaban por su señor con un despego total de la propia vida.

El shintoismo no es el único motivo por el cual los japoneses acaban con sus vidas, puesto que las sociedades cambian, se transforman, pero la injerencia de esta religión y la mente del samurai siempre estarán presentes, porque son el legado inconsciente del código tácito de una sociedad de alto contexto.

La injerencia del Bushido está presente en la actual mente del nipón, es por ello que no soportan las humillaciones, por ejemplo aquel niño que recibe el bulling de los otros suele suicidarse sin pensarlo mucho y esto se debe a una falta de madurez emocional ingente que esta imponente sociedad no está muy interesada en tratar, por lo tanto la depresión se vuelve en un mal endémico. Debido a lo rápido que va esta sociedad se genera mucha de esa soledad acompañada .Los japoneses se sienten muy presionados porque su sociedad espera mucho de ellos. Ese pensamiento de ser el mejor a toda costa interfiere con el apego a la vida y la autoestima.

………..

¿Qué es la muerte para ti?

Permalink 13 comentarios

Música, openings-endings, reclames, historia y puaj

mayo 24, 2008 at 5:12 am (Música)

He sido una amante de la música desde bien pequeña, creo, de un modo u otro, puesto que a pesar de que no escuchaba música me gustaba cantar y si escuchaba una canción linda de pasada simplemente no se me iba de la mente, se guardaba en un rincón extraño de la memoria, esa es la razón por la cual ahora entrando a la adultez -si me permiten decir los verdaderos adultos– escucho con un dejo de tristeza muchas veces, o con un sabor a cacao, a dulces de anís, u el olor a ropa guardada, a encerrado… ¡muchos olores vienen a mi mente! o el sabor a refrigerador que ninguna persona me ha sabido entender excepto una compañera de la educación media, Javiera Peña que aún me tiene uno de mis libros de Isabel Allende; eso me hace recordar que a mi tío ricachón no le gustaba que leyera esos libros, porque eran pura mierda, que leyera otros libros como Siddharta pero soy una admiradora de Isabel Allende así que qué se le va a hacer…Además quien es él para calificarla de mierda? Eso es lo ridículo…porque ahora no la toman en cuenta, pero cuando se muera sus libros van a ser clásicos, igual que Siddharta .Por diversas razones (sería muy victimizante y poco ad hoc para la ocasión mencionarlas) recién empecé a escuchar-escuchar música el año pasado, 2007. Así que no tengo nada de cultura musical, los llamados clásicos me son desconocidos. Pero no importaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa !!!!!!!! Porque este último año he definido bien mi estilo. Me preocupa mi ignorancia, en todo caso, respecto en temas fundamentales; me molesta formar parte del resto del común de los adolescentes con ese desconocimiento plus nihilismo típico; no sé mucho de política ni de arte, no conozco cosas que un adolescente normal debería conocer, pero estoy en la etapa de dejar de querer estar simplemente ocupando un lugar en este mundo por ocuparlo, quiero ser útil, ser alguien, así podré morirme tranquila. Bueno quiero ir a lo que va este post. En lo que es Jmusic, deberé decir que disfruto mucho de la música de Hirai Ken (平井 堅), su estilo me emociona hasta lo más profundo y de verdad me impacté con su estilo R&B , y la mezcla de distintos géneros Jazz, Hip Hop. Otra cosa que llama la atención en este sujeto es el look de gaijin (外人-extranjero)

También aquí expongo algunos openings-endings de Animé que más me gustan

Lilium

Evangelion Fly me to the Moon

Lain

Inu

Ghost Hound


Este vídeo me gustó ene kanojo to kanojo no neko

Y para traumarme/l@s un rato pondré estos vídeos de comerciales japoneses…

Permalink 3 comentarios

¿Dieta? ¿estilo de vida? Bullshit!

mayo 6, 2008 at 4:08 am (personal)

Desde que tengo catorce años no he parado de bajar de peso. Muchos kilos, pero como los bajé moderadamente nadie nunca lo percibió, creo. No fue a propósito, creo que fue resultado de venirme a vivir con mi padre, quien es súper bueno para caminar, aparte de que en esta casa la comida era menos fast food. Pero también a los catorce empezaron mis dramas con el peso. Nunca me importó ser gorda. Nunca me preocupé de mi físico, pero todo cambió cuando empecé a pensar que las tipas flacas eran las lindas. Es verdad sí, pero fíjate que yo pensaba que las tías anoréxicas eran las lindas. Yo pensaba que esto era lindo:

Yo quería ser una. Ideaba planes para ser una fucking anoréxica, no comía. No me duraba mucho la inspiración eso sí, mientras más me privaba de alimentarme como es debido, más ansiedad me daba y después me venía el apestoso término ese “efecto rebote” y subía más de lo que había bajado y me sentía más miserable aún. Entonces después de los buenos atracones me venía el cargo de consciencia, iba al baño, miraba el wáter, me agachaba, los dedos en la garganda, toqueteando, intentando estimular y de repente…¡Nada! Nunca fui capaz de vomitar, parece que no tenía mucho instinto para devolver las comidas, ni siquiera el cepillo de dientes me sirvió o a lo mejor nunca me los puse donde correspondía, aunque recuerdo haber estimulado la úvula… Era buena para pasar harto tiempo sin comer, pero después…cuando tenía que comer en casa de madre…Una pequeña porción de comida ingerida me alteraba todo…Y de nuevo a comer como desesperada, a llorar sin saber qué quería…Quería ser linda? Quería llamar la atención? Qué mierda quería. No lo sé, o más bien, no lo recuerdo. Para ser franca, ya no me interesa, o quizás un poquito. He cambiado tanto, pero hay algo que still remains los cuadraditos del pasado se subleban y me castigo una y otra vez; me cuesta perdonarme. Hoy día me corté desesperadamente, pasaba el cortacartón una y otra vez y no me saciaba, me enojaba de que le aplicara tanta fuerza a la cuestioncita y que apenas me hería, le faltaba filo, pero ahora tengo muchas marcas, marcas que espero no olvidar en un estúpido momento de descuido como hace pocas horas… Eran las seis con tres minutos, una señora me pide que le diga la hora, me descubro la manga, de reojo me fijo en su expresión de horror, me cubro la muñeca, me hago la loca y sigo caminando. Media hora. A la casa. Comida. A la pieza. Al computador. A mis pensamientos, ahora. Quisiera madurar, pero no sé cómo eliminar por completo esta condición. Por lo menos lo que estoy haciendo ahora me va a resultar, tengo tanto ánimo que sé que no voy a fallar. Y no sólo dependo de este ánimo, tengo todo a mi favor, así que ahora sólo me queda esperar.

Desde finales de abril que he querido visitar un nutricionista. Pedí hora en la Universidad, pero me hacían esperar tanto que recurrí a Consalud, así que el 02 del presente mes fui atendida. La doctora fue bien clara jajajja, me dijo que si subía un kilo ó 2 (era uno de los dos números @.@) iba a tener sobrepeso. Me dijo que para mi metro y 68 centímetros mi peso ideal eran 59 kilos. Así que tengo que bajar 6 kilos y me dio una dieta que me está funcionando mucho jojojo, bueno no creo que haya bajado ni siquiera medio kilo, pero digo que me está funcionando porque estoy tranquila, sin ansiedad, sin hambre. Como cada tres horas, pero alimentos integrales. Jojojojo nadie explica qué son los alimentos integrales…Jajajaj! son las verduras, las frutas y todas las cuestiones de arroz, fideos pan que digan INTEGRAL. Y lo que a mí me costó comprender fue que yo me puedo llenar comiendo papas fritas o me puedo llenar comiendo cosas más sanas como cachás de ensaladas con un poco de arroz, pero una cosa me va a engordar eternamente más que la otra. El ejercicio es necesario, porque aceleras tu metabolismo, igual que tomar duchas con agua helada, tomar té verde o rojo…Con lo del ejercicio me cuesta más porque yo soy sedentaria al máximo, pero soy buena para caminar, así que me he aferrado a eso ahora último, lo triste es que caminar media hora apenas te ayuda a quemar cien calorías, que se pueden recuperar muy fácilmente. Me ha costado dejar las galletas…Me di cuenta de que tenía una fascinación por ellas. O sea si puedo comer, pero por el momento no es lo ideal. Otra cosa que me ha costado ha sido tomar 2 ó 3 litros de agua diarios, espero acostumbrarme, pero es bastante incómodo, porque tengo que estar constantemente yendo al baño. La doctora me dio dos meses y me dijo que bajaría un kilo a la semana si seguía la dieta. Me parece increíble que pueda bajar tanto sin tener el riesgo de las recaídas heavy descritas anteriormente. Lo malo-si sé que no es malo ¬¬-es que duermo mucho más…Es una lata! duermo como dos o tres horas más que antes…Tiempo valioso! Gosh…

Jojjojo me estoy yendo, ya me dio todo el cansancio, quería escribir la dieta, pero se pueden hallar fácilmente en internet, pero de todos modos sugeriría que visiten un especialista porque sólo él/ella puede decirte con seguridad cuántas calorías necesitas por día joojojo yo necesito 1300. Sí, sí hay modos de calcular cuántas calorías necesitas para terminar con tal o cual peso, pero insisto con lo del profesional.

Por qué entonces a tanta gente no le ha funcionado este clásico método para perder peso? Bueno, porque la cuestión no es sólo información; también es un ESFUÉRZATE! No es fácil, tenís que cambiar toda tu vida jajajaja estoy hablando como si lo hubiese logrado y apenas llevo unos pocos días. Es genial cuando la gente se da cuenta. Pero es triste cuando tú misma no te das cuenta, a veces me dan ciertos taldos y me encuentro más gorda, pero sé que no es así porque la ropa me dice otra cosa. Jojojojo no tengo que mirarme al espejo cuando ande con la autoestima muy baja parece jojojo, a veces las hormonas te joden, tía!

Bueno quiero decir unas cuantas cositas más, si te da tentación el kiosko lleno de golosinas párate delante de él, cómprate un paquete de gallenas pónete una en la boca. No te la comas. Dile a la galleta que no la necesitas y que no la quieres. Jojojojo sí, sí funciona. Por otro lado, si estás pasando hambre con tu dieta, significa que algo va mal…Ahí yo recomiendo comer nomás, pero liviano pues, y el té sirve muchísimo, tiene propiedades saciadoras.

Jojojo quiero poner una fotito mía aquí onda antes/ después jajaja, pero espero no verme en una propaganda de internet de pastilas√©ξΦ&≤*$ or whatever 😳

Cuál prefieres tú? Yo ya no tengo dudas. Pero no creo que esté mal una vez cada cierto tiempo jaajajja!

Permalink 2 comentarios