La cosmética del enemigo

junio 15, 2008 at 6:42 pm (Libros)

Kobe, (1967- ). Amélie Nothomb vivió su infancia y adolescencia en China y Japón, donde su padre fue embajador. Tras trabajar como intérprete en Tokio, comenzó una prolífica producción literaria que ya ha recibido múltiples galardones, entre los que destacan el Gran Premio de la Academia Francesa y el premio Internet, que confirman a la autora como una de las grandes promesas hechas realidad en el panorama narrativo actual. (http://www.casadellibro.com/fichas/fichaautores/0,,NOTHOMB32AMELIE,00.html)

………………………………………………………………….

LA COSMÉTICA DEL ENEMIGO trata con maestría cómo nos ocultamos de nosotros mismos, escindiendo aquella parte íntima y hermética de la cual tanto temor sentimos de hacer frente, que quisiéramos escamotear y dejar de oír. Esta frágil y dolida voz que grita mátame, libérame.

Es así como Jérôme Angust se ve en medio de un retraso en un vuelo con destino a Barcelona, conoce a Textor Texel quien lo atosiga con preguntas extrañas y confesiones estigmatizadoras. Así de la nada siendo un completo desconocido, Textel le cuenta que en su niñez le dio muerte a un compañero de curso, porque era brillante, popular, ágil y dotado y él no podía soportarlo. Lo mató con una oración muy especial que duró toda una noche En aquella época todavía creía en Dios. Un domingo por la noche me puse a rezar en mi cama. Una oración satánica: le rogaba a Dios que matara al niño al que odiaba.

Pero se arrepintió. Se arrepintió porque naturalmente acabar con su víctima no significaba reemplazarla. Poco a poco, empecé a sentir remordimientos. Resulta curioso pensar que si me hubiera convertido en una persona popular, nunca me habría arrepentido de mi crimen. Pero tenía la convicción de haber matado a Franck en vano y me lo reprochaba.

Y así pasó durante muchos años inmerso en menesteres banales, sólo era responsable de tres gatos a los que debía alimentar Aquella tarea me producía una profunda repugnancia. El olor y el aspecto de aquel pescado enlatado me daban ganas de vomitar. Además, no podía limitarme a desmenuzar su carne con un tenedor: tenía que integrarse totalmente con el arroz porque si no los gatos no se la habrían comido. Así pues, tenía que mezclarlo con los dedos: por más que cerrase los ojos, siempre estaba al límite del desmayo cuando hundía mis dedos en aquel arroz demasiado hecho y aquellos residuos de pescado y cuando amasaba aquella cosa cuya consistencia me repugnaba más allá de lo imaginable.

Dejó morir a los gatos. Comenzó a sentir el deseo desaforado de comer lo que fuera, por más asqueroso e inusual, no importaba si era la comida de los gatos, lo único provechoso era satisfacer esta pulsión, no dejar ningún deseo sin satisfacer, era un demonio, no era él mismo, sino un demonio que se había posesionado de él…Por lo tanto Dios no existía y para qué creer en Él? Si lo insultaba a destajo y este permanecía impasible? Pero después la conversación cambia de rumbo, Angust se deja envolver por la verborrea del sujeto que le confiesa que está enamorado de una mujer, de una mujer que está muerta, que a la edad de veinte años siente por primera vez aquella pasión incontenible, que lo llevaría a su propia involución.

La mujer que conoció era grácil y jovial como ninguna Describir la belleza de un rostro como aquél resulta tan inútil y estúpido como intentar aproximarse, con palabras, a lo inefable de una sonata o de una cantata: tenía que ser suya. La violó en un cementerio. No la mató, pero jamás pudo olvidarla y tampoco se arrepentía de haberla violado, la buscó durante diez años hasta que le halló nuevamente; su víctima, confundiéndole con el esposo de una conocida, le invita a su departamento. El tipo no quería violarla de nuevo, como puedes estar pensando querido lector, mas quería ofrecerle su vida para que pudiera hallar descanso, para que pudiera vengarse y para saber su nombre, pero ella sólo quería olvidar: durante todos esos años se dedicó a tratar de borrarlo, pero lo que nunca pudo echar al olvido fue su risa, la que lo delató al final. Ella le pide a Texel que se vaya, le dice que tiene cuchillos en la cocina… La sujetaba firmemente de la mano. Con la otra, coloqué el cuchillo en su puño. Puse el filo contra mi vientre y le dije: «Adelante.» Ella dijo: «Ni hablar. Le haría demasiado feliz.» Yo dije: «No lo haga por mí, hágalo por usted.» Ella dijo: «Le repito que no tengo ningún deseo de hacerlo.» Yo dije: «Entonces hágalo sin tener ganas, para complacerme.» Se puso a reír: «¡Antes morirme que complacerle!» Yo dije: «Cuidado, podría tomarle la palabra.» Ella dijo: «¡No me da miedo, maldito chiflado!» Yo dije: «Es necesario que este cuchillo sirva para algo, ¿es usted consciente de ello? Es necesario que la sangre sea derramada. ¿Lo entiende?» Ella dijo: «Nunca es necesario nada.» Yo dije: «¡Sí lo es!», y volví a coger el arma. Ella comprendió pero ya era demasiado tarde. Intentó resistirse. En vano. No era muy fuerte. Hundí la hoja del cuchillo en su vientre. No gritó. Yo dije: «La amo. Sólo quería saber cómo se llama» Cayó al suelo, murmurando con un rictus: «Tiene una manera muy peculiar de preguntarle a la gente cómo se llama.» Era una moribunda muy civilizada. Yo dije: «¡Vamos, dígamelo!» Ella dijo: «Antes la muerte.» Fueron sus últimas palabras. De rabia, desgarré su regazo a puñaladas. En vano, ya que ella había ganado: había muerto sin que pudiera llamarla por su nombre.

Consumado el acto, se entera del nombre de su víctima por televisión: Isabelle.

Jérôme Angust queda en lúgubre silencio, la fecha, el nombre, todo encaja: Estaba en presencia del asesino de su mujer. Y se encuentra con la disyuntiva: matar o no matar ¿Pero luego, por qué este sujeto sabe tantas cosas…? ¿Quién es Textor Textel realmente? ¿Cuál es propósito de su exhortación?

………………………………………………………………..

Aquí dejo la historia jojojojola conté toda prácticamente ojalá que les haya gustado y aprovecho de agradecer a La hija de Zeus que me recomendó esta autora, que sin duda vale la pena dedicar una horas de lectura.

Si quieren saber el final de la historia aquí dejo el link para que descarguen el libro.

http://66.240.239.19/2/0/9/20988.ZIP

2 comentarios

  1. Pame* said,

    D:

    wow…. buena historia, harto raro el tipo eso sí… yo que el marido lo mato😄 ajajaja o lo amarro y lo entrego a la policía:/

    ese es mi aporte por ahora nia Raffa, nus vemos como en mil años más XP
    y gracias por las fotos!

  2. thoughtsandsoul said,

    Cómo que en mil años más? tú tb crees que vamos a entrar a clases en agosto? Pame…no cachaste la historia juajauajauau!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: