Gomen

agosto 27, 2008 at 4:51 am (Monbukagakusho, personal)

Corresponde que dé explicaciones creo. Más que eso me disculpo por mi ausencia-descuido del blog-y lo indecente del anterior post, perdón por haberlo borrado-para mis muy queridos lectores que habían escrito, sepan que leí todo lo que allí plasmaron y lo aprecié muy profundamente. Gracias indeed. Pero no me hace bien la presencia de ese tipo de suciedades que no son pertinentes para los fines de este blog, que si bien es muy personal, no por ello opíparas orgías de blasfemias serán expuestas. Fin. Muchas gracias a los que me apoyaron. Solucioné mi problema. A la mala eso sí, después de cosas difíciles como una demanda(¿?), destrozos y posibilidad de ser echada de la Universidad, lágrimas de mis padres, cortes y una muerte irremediable de lo que sí tenía que morir, por fin.

Mombusho…

¿Qué pasó?
Aún no lo entiendo.
No lo creo.
Fui y fueron negligentes.
No lloro sobre la leche derramada, pero un error como este no lo cometo dos veces.
No pude dar las pruebas. Por qué? Porque no me llamaron, ni siquiera se me envió un mail. Me descuidé y preferí terminar este semestre de la U de la mejor forma posible, fui a preguntar de nuevo a la embajada el lunes. El Sr.  Yamamoto me dice que las pruebas ya fueron tomadas. Mi cara perpleja, le preguntó qué hice mal, porque no fui siquiera informada, me dice que no sabe, le pido la lista de gente, veo mi nombre, mal escrito, entre 11 ó 12 sujetos los cuales rindieron tests insuficientes. Dos personas llegaron a los 70 puntos en inglés, varios 50 y unos pocos 40’s; el mejor puntaje de matemáticas fue 10 y en japonés había sólo un test con puntaje decente que a todo esto no recuerdo; el mejor puntaje estuvo por debajo los 180. Una vergüenza me dijo el Sr Yamamoto con indignación, el resto de los jóvenes obtuvieron 0 puntos en matemática.


Acto seguido le pido que me deje have a look a las pruebas. Me resolví la de inglés en 3 tiempos-porque no me cranee con la sección de compresión lectora, que si bien no me parece lo más difícil del test, me resulta, personalmente, lo más demoroso. La encontré más fácil que otros tests de otros años, en cuanto a vocabulario y demases; la estructura era igual, las mismas secciones de siempre, cosa que no fue igual con mate, como ya mencionó Rentón con más detalle, la primera sección era más extensa. Ningún triángulo… materias desconocidas para mí, vi como sucesiones y blah blah, yo sabía hacer tres ejercicios…Y la de japo….Ahora es un solo nivel que es la fusión de los anteriores niveles. Kanji desde el primer ítem.
Perdí mi oportunidad. Ahora. Pero me queda el otro año y me la voy a jugar. Al menos sé que postulé bien. Tendré que estar cateteando en la embajada en cuanto cierre el plazo de postulación en la Agci.
Y después el postre: Eres japonesa? Me pregunta una cabra estrambótica.

Permalink 7 comentarios

Really like this poem

agosto 1, 2008 at 1:33 am (Inglés)

Tonight I Can Write
Tonight I can write the saddest lines.
Write, for example, “The night is starry
and the stars are blue and shiver in the distance.”
The night wind revolves in the sky and sings.
Tonight I can write the saddest lines.
I loved her, and sometimes she loved me too.
Through nights like this one I held her in my arms.
I kissed her again and again under the endless sky.
She loved me, sometimes I loved her too.
How could one not have loved her great still eyes.
Tonight I can write the saddest lines.
To think that I do not have her. To feel that I have lost her.
To hear the immense night, still more immense without her.
And the verse falls to the soul like dew to the pasture.
What does it matter that my love could not keep her.
The night is starry and she is not with me.
This is all. In the distance someone is singing. In the distance.
My soul is not satisfied that it has lost her.
My sight tries to find her as though to bring her closer.
My heart looks for her, and she is not with me.
The same night whitening the same trees.
We, of that time, are no longer the same.
I no longer love her, that’s certain, but how I loved her.
My voice tried to find the wind to touch her hearing.
Another’s. She will be another’s. As she was before my kisses.
Her voice, her bright body. Her infinite eyes.
I no longer love her, that’s certain, but maybe I love her.
Love is so short, forgetting is so long.
Because through nights like this one I held her in my arms
my soul is not satisfied that it has lost her.
Though this be the last pain that she makes me suffer
and these the last verses that I write for her.
Pablo Neruda

Permalink Dejar un comentario