Egocéntrica, individualista, mimada…

junio 20, 2009 at 11:59 pm (personal)

El tipo era de apellido croata, no muy alto y moreno. Su voz era nasal, así que deduje que estaba enfermo. Procedió a detallar el programa work and travel un poco mejor. Yo estaba un algo nerviosa. Me había imaginado que la persona que me iba a entrevistar a mí y a mi amiga sería un gordo de 1,80, gringo total, cabellos claros, ojos azules y acento rótico al máximo. Iría a entender todo? Me entenderían mi acento británico?, Caerían en gracia mis maneras costumbres y visión de mundo? Pero ahí estaba ese sujeto que, hablando entre dientes, me producía cierta desconfianza y desazón. Describió un trabajo que se adecuaba bastante a los intereses de mi acompañante y los míos. Pero yo tenía mis dudas. La paga es de 7.75 dólares la hora. O sea, que si yo trabajara 40 horas a la semana (la pega es de 35 a 40 hrs también se pueden hacer horas extra) voy a ganar un total de 308 dólares, y 1232 dólares al mes. Me dijeron que gastaría unos 3000 dólares en todo, pasajes, programa, visa, las primeras dos semanas viviendo allá, etcétera etcétera. Allá empezaremos a trabajar el 15 de diciembre. Nos vamos el 13 eso sí. Así que ese mes, no es un mes trabajado… serían dos semanas…O sea que a todo reventar trabajaría unas 13 semanas. O sea,  4004 dólares…O sea que si soy muy moderada con los gastos podría pagarle a mi madre su inversión, que ella me dice es un  regalo, pero como me lo saca tanto en cara, digamos que es un regalo con devuelta. Por lo menos quisiera devolverle la mitad. Estoy consciente de que con el dinero que gane allá también debo mantenerme, pero este trabajo te asegura la comida por lo menos y yo tengo claras las razones de mi viaje. El trabajo es en un 7-Eleven. A mí ese nombre no me decía nada, no me he fijado si eso existe en mi país siquiera, pero que mejor lo explique Wikipedia:

7-Eleven (inglés: seven-eleven) es una franquicia internacional y una cadena de supermercados locales. Es, desde marzo de 2007, la cadena de tiendas más grande del planeta en todas las categorías, superando a McDonald’s por 1.000 establecimientos. Estos establecimientos están localizados en dieciocho países, con un número realmente significativamente grande en el Japón, EE. UU., Taiwan y Tailandia (en este orden).

7-Eleven es una compañía subsidiaria de Seven & I Holdings Co. del Japón. Entre las ofertas de 7-Eleven están productos como Slurpee y Big Gulp

 japese 7-eleven

 

Si alguien quiere explicarme qué es un slurpee o big gulp será bien recibido jajaaj.

El psicólogo de apellido croata, nos dijo que este trabajo era bueno por lo de la comida y porque es estable. No es lo mismo trabajar en esto que en un centro de esquí que pague arriba de 10 dólares la hora si va a haber una tormenta que te impida trabajar durante quién sabe cuánto tiempo. Prefiero la estabilidad del 7-eleven, y también por el clima de Virginia, que es frío según me dicen, pero no es tan terrible. Mi mamá me dice que hay tornados. Ahora leo que ese estado es protestante, cosa que me agrada harto.

 

Cuando fue mi turno de hacer el test psicológico con el sujeto de apellido croata. Me sentí preocupada de que  la prueba arrojara resultados extraños, ya que según algunos test tengo poco menos asperger…De pronto me vi seleccionando colores según mi preferencia. Me hallé mintiendo acerca de la posición del negro, que me tiende a gustar bastante. Miraba los colores en completa confusión. Tenía la seguridad de que si me pedían repetir mi elección no la habría podido reproducir. El truco fue sencillo. Si pensaba que el negro iba en la posición número tres por ejemplo, lo ubicaría en la posición quinta. Así que tanto no mentí. Ahora me siento ridícula al narrar este acontecimiento. Generalmente me abstengo de mentir. El deseo de la reserva me inundó, mi mente vagaba en cuestionamientos absurdos.

“Raffaella según el test, eres egocéntrica, individualista y mimada…”

“Me jugará en contra estas características?”

“Lo de individualista yo creo que sí. A los gringos les gusta el trabajo en equipo” dijo mientras observaba los números anotados al lado de figuritas con muchos trazos y cuadros pequeños y aburridos que para mí eran gramática china “Pero eres honesta, respetuosa, limpia y ordenada” Un frío me atravesó. Reprimí una voz que gritaba “no soy así, no soy así!” Mi rostro lucía como el de una persona a la cual se le cuentan asuntos triviales. No iba a discutir demasiado. No, no.

 “Eres competitiva tú, Raffaella?”

“No, yo creo que no tanto. Pero cuando me gusta algo…” Una voz poco grata terminó la frase,

“Tratas de ser la mejor, no?”

“Sí, exacto. Me encanta ser buena en lo mío. Me esfuerzo para que así sea.”

 “Oye, y estás cansada por la universidad?”

“Más que cansada estoy preocupada” Mis manos estaban heladas, las froté en vano. Realmente quería irme, no por lo incómodo de la situación, sino por que mi cuerpo me pedía sentir la llovizna de afuera y mis pies, en anchas y masculinas negras botas, reclamaban les pusiera en uso. Una sensación difícil de describir.

Luego le expliqué que estaba preocupada porque habían unas tontas envidiosas que me podían tratar de hacer difícil mi viaje. Lo cual es perfectamente cierto. Como debo viajar es factible que tenga que cerrar asignaturas con menos notas que el curso en general. Si ellas se enteran y reclaman, me sería complicadísimo cerrar el año. Me iría pésimo por una cosa de tiempo.

“Te salen niveles exagerados de competitividad. Yo creo que deberíamos trabajar en eso.”

Este comentario fue bien recibido. De corazón. “Todavía puedes cambiar, eres joven, cuántos años tienes?

“Veinte.”

….

“Ves? Todavía puedes cambiar”

“Me encantó conocerte, Raffaella” Dijo, yo guardé silencio. Repitió su mensaje dos veces más. Un beso en la mejilla. Adiós.

En el ascensor elaboro una definición bastante parecida a la de la rae:

  1. m. Exagerada exaltación de la propia personalidad, hasta considerarla como centro de la atención y actividad generales.

Traté de leer mi libro de nuevo, abro mi bolso y un título se asoma “Kafka en la orilla” Luego recuerdo una entrega que no puede hacer. Leo unas tres páginas de “Kioto” y nada me entra en la cabeza. La imagen que yo tengo de mi persona y lo que los demás ven en mí es un tema que nunca deja de sorprenderme. Fue raro que pensara esto a tal punto que me marcara. Una tipa que practicaba la lectura de las runas me diría una vez que un factor que me caracterizaría sería mi naturaleza carente de orden. A uno le dicen tanta cosa. Me dicen tanta cosa. Pero ahora lo pensé mucho. Por que será que reacciono tan diferente de un día para otro? Casi desde que desperté he querido cortarme. Pero me aguante y ahora casi no siento aquello. Esto de entender emociones es complejo. Si son sentimientos…Seguridad! Obvio!

Ahora mientras eschucho a Hajime Chitose me resulta hasta gracioso el apego excesivo a mi padre que el psicólogo me definió y el hecho de que dijera que no tengo depresión y que soy una persona estable emocionalmente.

Permalink 8 comentarios